Carlos Audaz University

Cómo los influencers pueden monetizar sus activos sociales para obtener rentabilidad a largo plazo

A lo largo de los años he trabajado con muchas celebridades de la lista A, ayudando a
monetizar sus activos sociales. Las relaciones que construí dentro de la industria del
entretenimiento me han llevado a otras empresas. La actriz Bella Thorne es socia de
10PM Curfew, nuestra red de medios centrada en las mujeres que gestiona algunas de
las mayores cuentas de redes sociales, como @style y @girls en Instagram y TikTok.

He podido ver qué estrategias de monetización son de una sola vez y cuáles tienen el
potencial de convertirse en fuentes de ingresos a largo plazo. Los influencers tienen una
pequeña ventana de tiempo para capitalizar su audiencia.

Aunque hoy sean populares, siempre habrá un nuevo influencer que les quitará parte de
esa atención. Hoy están aquí, mañana no. Sin embargo, este es un ciclo de vida natural, y
es comparable al de la mayoría de las celebridades y atletas.

Siempre habrá excepciones a la regla, pero por cada Jake Paul, Jennifer López y LeBron
James, hay cientos y miles de personalidades que se desvanecen en el ocaso
prematuramente. Es importante maximizar el potencial de ingresos mientras la
popularidad de uno está en su punto álgido, al tiempo que se establecen canales de
ingresos que seguirán funcionando, incluso si la fama se desvanece.

He aquí algunas estrategias sólidas de monetización a largo plazo que los influencers
deberían tener en cuenta.
1. Campañas de marca a largo plazo (no publicaciones puntuales)

Hace años, cuando el marketing de influencers despegó, las marcas lanzaban ofertas de
mucho dinero a cualquiera que tuviera muchos seguidores. Lo hacían porque era un
concepto muy nuevo y convertía muy bien. Los consumidores veían a sus influencers
favoritos recomendando productos y mordían el anzuelo. Anzuelo, línea y plomada.

Las marcas no trazaban campañas estratégicas, sino que simplemente iban a por los
influencers con grandes seguidores. Entonces era un juego de números. Ese enfoque se
agotó rápidamente, ya que los consumidores se volvieron inmunes a las publicaciones
patrocinadas descaradamente obvias.

Los influencers que se toman en serio el no dañar su marca tienden a evitar los acuerdos
de publicaciones únicas. Puede ser un día de pago rápido y fácil, pero que puede hacer

más daño que bien. No hay nada malo en los acuerdos con las marcas, pero hay que
asegurarse de que estén alineados y sean a largo plazo. Esto permite al influencer
presentar y promocionar la marca. Te pongo un ejemplo.

Si un influencer de fitness tiene dos millones de seguidores en Instagram y llega a un
acuerdo a largo plazo con una marca de ropa de fitness que le paga una cuota mensual
más un porcentaje de los ingresos generados a través de un código de descuento
dedicado, le permite publicitar la oferta de forma natural e indirecta.

Publicar fotos en las que aparezcan llevando los productos y un pie de foto que mencione
su código de descuento -y hacerlo a menudo- es una forma sutil de dar a conocer la
marca sin publicar contenido spam de "compre esto ahora". Con este enfoque todos
ganan. La marca recibe una exposición orgánica natural a un gran público objetivo y el
influenciador es recompensado al incorporar la marca en su contenido.

"Hoy en día, las personas son el canal de marketing más eficaz de tu marca". – Davide
Scialpi

2. Acuerdos de patrocinio/licencia de marca compartida

Muchos influencers tienen un gran nombre en su industria y tienen poder de permanencia
a largo plazo. También es posible que no quieran lidiar con los dolores de cabeza y los
aspectos comerciales de la construcción de su marca.

En esta situación, pueden buscar acuerdos de marca compartida o de licencia.
Básicamente, se convierten en la cara de la marca y la empresa se encarga de toda la
I+D, la fabricación, el marketing, la distribución, etc. El influencer tiene un único trabajo, y
es promocionarla como si fuera su propia empresa.

Estos acuerdos suelen implicar un gran pago inicial, que asegura su participación y
compromiso, junto con un salario mensual y una parte de los ingresos totales. El pago por
adelantado es clave y yo aconsejaría no aceptar acuerdos que no lo incluyan.

Esto permite al influencer saber que la empresa que está detrás del producto va en serio y
también le compensa económicamente por las oportunidades perdidas. Si prestan su
imagen a una marca de ropa, por ejemplo, no podrán aceptar ningún acuerdo con una
marca de ropa en el futuro.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es la participación en el capital si la marca es
adquirida o vendida. Incluso una participación del 2,5% puede significar un enorme pago
en caso de una salida de cientos de millones.
3. Monetización directa de la plataforma

También hay formas de que los influencers ganen dinero simplemente publicando
contenidos y no vendiendo productos en sus redes sociales. Existen varios modelos de
monetización específicos para cada plataforma.

Facebook ofrece a los creadores una forma de monetización, al igual que Instagram, a
través de su IGTV. TikTok ha anunciado un fondo para sus creadores. Snapchat también
ha introducido una nueva función de Spotlight que permite a los usuarios ganar dinero
real. Luego tenemos a YouTube, que es una de las opciones originales de monetización
directa de la plataforma.
Varios creadores de vídeo ganan millones de dólares mensuales directamente de
YouTube. Algunos influencers prefieren centrarse en crear el contenido que su audiencia
disfruta sin tener que preocuparse de cómo van a ganar dinero.

En estas situaciones, su contenido y su audiencia influyen directamente en sus
ganancias. Mientras que una marca puede ofrecer a un influencer de Instagram 3.000
dólares por publicar una imagen suya usando el producto y una llamada a la acción en un
intento de generar ventas, ese día de pago está garantizado.

Ese influencer recibe ese dinero independientemente del resultado. Incluso si a muy
pocos seguidores les gusta la publicación o hacen clic en la oferta, siguen cobrando. En
las opciones de monetización directa de la plataforma, un influencer tiene que crear
continuamente contenido que le guste a su audiencia y con el que participe. Ese
compromiso (vistas) dicta directamente sus ganancias.

"Una marca ya no es lo que le decimos al consumidor que es. Es lo que los
consumidores se dicen que es". – Scott Cook

4. Lanzar una marca propia

He dejado la oportunidad más lucrativa para el final. Esta tiene el mayor potencial a largo
plazo porque cuando se ejecuta correctamente, puede seguir prosperando incluso sin que
el influencer la promueva directamente.

Kylie Jenner es el ejemplo más exitoso de esta estrategia. Lanzó su marca, Kylie
Cosmetics, solo para sus seguidores de las redes sociales y se agotó en cuestión de
minutos con sus primeros kits de labios. No gastó nada de publicidad. Todo se logró de
forma orgánica.

Esta es una ventaja de lanzamiento al mercado por la que las marcas matarían. La marca
se convirtió en una bola de nieve rápidamente, generando cientos de millones en ventas
y, finalmente, adquiriendo una participación mayoritaria en la marca (51%) por 600
millones de dólares, lo que le dio una valoración de 1.200 millones de dólares.
La situación de Kylie era única, ya que su número de seguidores era mucho mayor que el
de la media de los influencers, pero la estrategia que utilizó para lanzar su propia marca
de propiedad total es una que se puede replicar.

La clave es un producto perfectamente alineado con el influenciador y su audiencia y que
pueda vivir como una marca independiente más adelante. La inversión de capital inicial –
investigación del producto, fabricación, cumplimiento, atención al cliente, personal, etc.-
es grande, pero el beneficio es mucho mayor que cualquier otra jugada de monetización.

× How can I help you?