Carlos Audaz University

Cómo superar el fracaso y utilizarlo como motivación

Reponerse después de un proyecto, un trabajo o una experiencia fallida de cualquier tipo puede resultar desalentador. Puede obligarte a quedarte en la cama todo el día volviendo a ver The Office por 200ª vez. Pero por muy bien que suene eso, no es la mejor manera de afrontar el fracaso. Es una tontería creer que vas a pasar por la vida sin cometer errores. El fracaso no define a alguien; es la forma en que gestiona ese fracaso y se levanta de la tierra lo que realmente refleja el carácter de alguien. Comprender lo que ha fallado.

Antes de estar preparado para seguir adelante y aprender de tus errores, tienes que comprender exactamente qué los causó. Una parte esencial de este proceso es dejar de lado el ego y analizar la situación desde una perspectiva externa. Sé honesto contigo mismo y no dejes margen para las excusas.

¿Te esforzaste legítimamente? ¿Has utilizado todos los recursos a tu disposición? ¿Puede decirse con confianza que los resultados reflejan su ética de trabajo? Estas son preguntas en las que hay que centrarse. Si no puedes comprender los fallos de tu trabajo, nunca podrás mejorar tu flujo.

"Es imposible vivir sin fracasar en algo, a no ser que vivas con tanta cautela que bien podrías no haber vivido en absoluto, en cuyo caso habrás fracasado por defecto". - J.K. Rowling

Salir adelante con un poco de ayuda de tus amigos. A pesar de la creencia popular (o de la experiencia personal), los amigos no están sólo para reírse de tus malas decisiones. Los amigos pueden darte esa mezcla perfecta de alivio cómico y consejos del mundo real. Y lo que es más importante, te dirán lo que necesitas oír y no lo que quieres oír.

Conozco a mucha gente a la que le gusta intentar manejar los contratiempos por su cuenta. Para algunos esto puede funcionar, pero nunca es mala idea obtener perspectivas externas de las personas en las que confías. Incluso cuando conduces, dependes de los espejos para comprobar tus puntos ciegos. Deja que tus amigos sean tus espejos que comprueben los puntos ciegos de tus ambiciones. Un filtro justo para tu café.

Al igual que tú has hecho por ellos un millón de veces, tus amigos estarán más que encantados de ayudarte cuando te encuentres en una mala racha. Tus amigos te ayudarán... si les dejas. Recibe positivamente los comentarios constructivos.

Escuchar críticas duras sobre tu trabajo puede ser desmotivador, e incluso frustrante. Pero, ¿de qué sirve tener una sólida red de apoyo si sólo te ofenden los consejos? Reponerse del fracaso no consiste sólo en que los amigos te animen, sino también en asumir la responsabilidad y reconocer por qué ha fracasado en primer lugar.

Aunque tu proyecto no haya fracasado, siempre debes estar abierto a las críticas constructivas. Debes esforzarte constantemente por mejorar, y a veces eso significa aguantar los golpes. No es fácil y requiere un poco de práctica mental, pero créeme amigo, al final merece la pena.

Nunca tengas miedo de pedir una opinión sincera. Es muy fácil que se nos meta en la cabeza un esfuerzo personal que tendemos a ver con gafas de color de rosa. La gente estará dispuesta a ayudarte, pero tú debes estar dispuesto a que te ayuden. Sigue regateando el balón

¿Qué pasa cuando se te cae la pelota de baloncesto? Pues que rebota. Pero cada vez que rebota, baja más y más hasta que se posa en el suelo. Pero si sigues regateando el balón, seguirá volviendo. Además, dependiendo de la fuerza con la que lo rebotes, puede subir aún más.

Lo que quiero decir es que tienes que seguir regateando. Tienes que seguir botando el balón para que siga volviendo, porque si no lo haces se parará y se quedará ahí sin hacer nada. Aunque aún no sepas cómo vas a resolver la tarea fallida, ¡sigue moviéndote! Salga a correr, limpie su apartamento, organice su espacio de trabajo. Haz algo, cualquier cosa que sea productiva de alguna manera. Lo único peor que el fracaso es destruir deliberadamente tu impulso. Mantén los engranajes girando y continúa bombeando esos jugos en tu cabeza. ¿Recuerdas esa película con el pez? "Sigue nadando, sigue nadando", sí, es así.

"Cuando nos damos permiso para fracasar, al mismo tiempo nos damos permiso para sobresalir". - Eloise Ristad

El fracaso... sí, va a ocurrir

Sé que todos los oradores motivacionales y su madre lo han dicho antes, pero no hay que tener miedo a fracasar. Es exagerado, pero tiene su mérito. Si me preguntas, el fracaso no significa que hayas fracasado (quédate conmigo un segundo), sino que has sido lo suficientemente valiente como para intentar algo nuevo y dar un salto.

Por desgracia, el fracaso forma parte del proceso. Es la forma de mejorar en las cosas. ¿Quieres saber qué es el verdadero fracaso? Tener tanto miedo que te niegas a salir de tu zona de confort. Tienes que aceptar que sucederá, y no sólo una vez. Sé persistente en tu mentalidad y sigue esforzándote hasta que consigas resultados. ¿Crees que Tony Hawk salió del vientre materno haciendo kickflips y pop shuvits?

Por supuesto que no. Pero después de cientos de raspones en las rodillas y atascos en las articulaciones, se convirtió en un maestro. Os voy a dejar con una cita que me dice mucho: "El maestro ha fracasado más veces de las que el aprendiz ha intentado".

Sé persistente, trabaja duro y confía en ti mismo.

QUIERES SER REALMENTE LIBRE Y GENERAR DINERO DESDE CUALQUIER PARTE DEL MUNDO?

ACCEDE AHORA AL PROGRAMA BLACK BUSINESS

QUIERES SER REALMENTE LIBRE Y GENERAR DINERO DESDE CUALQUIER PARTE DEL MUNDO?

ACCEDE AHORA AL PROGRAMA BLACK BUSINESS

× How can I help you?