Carlos Audaz University

From Foster Care to Billionaire: 6 Lessons On Building Success from John Paul DeJoria

Las experiencias vitales difíciles han contribuido a formar a algunas de las personas más
influyentes y exitosas que ha visto el mundo. John Paul DeJoria no es una excepción:
este empresario multimillonario hecho a sí mismo es conocido por ser el cofundador de la
mundialmente conocida empresa de cuidado del cabello John Paul Mitchell Systems y,
posteriormente, de la empresa de licores Patrón.
¿Quién es John Paul DeJoria?

Nacido en 1944, los padres de DeJoria se divorciaron cuando él tenía apenas dos años.
Desde los nueve años, DeJoria vendía tarjetas de Navidad de puerta en puerta y
periódicos en un intento de mantener a la familia a flote. Cuando la realidad económica de
su madre fue demasiado para él, DeJoria y su hermano fueron enviados a un centro de
acogida.

Esta fue su primera lección sobre cómo afrontar los retos; esta actitud le sirvió de mucho
cuando fundó John Paul Mitchell mientras vivía en su coche con sólo 700 dólares para
poner en marcha la empresa.

En lugar de dejar que estas adversidades le disuadieran, DeJoria vio estos obstáculos
económicos como una oportunidad para trabajar duro. Cuando no había comida en la

mesa, vendía las tarjetas de Navidad. Cuando no había fondos para la universidad,
vendía enciclopedias.

No podía depender de nadie, y decía: "si esperas que te llegue la comida gratis, no vas a
llegar muy lejos, y te vas a aburrir mucho. Sal y haz algo. Involúcrate".

Todas esas fueron lecciones cruciales aprendidas incluso antes de iniciar su negocio con
el peluquero Paul Mitchell. DeJoria, gracias a su empleo en Redken y Fermodyl Hair Care,
había aprendido el negocio del cuidado del cabello y acabó siendo despedido de ambos
puestos, lo que reforzó aún más su determinación de triunfar.
Lecciones de éxito

El éxito de John Paul Mitchell Systems vino de la venta de boca en boca, que atrajo la
atención de su primer distribuidor, que acabó pagando la deuda de la empresa.

A partir de ahí, los productos para el cuidado del cabello se enviaron a numerosos
salones y se convirtieron en una empresa millonaria tras sólo dos años de
funcionamiento. La pura tenacidad para triunfar tras el revés inicial ayudó a convertir un
capital inicial de sólo 700 dólares en un negocio de mil millones.

¿Con qué frecuencia oímos historias de personas sin hogar que viven en su coche,
cambian sus circunstancias y acaban siendo multimillonarios? Pero John Paul DeJoria ha
hecho precisamente eso, y este hombre de 76 años tiene ahora un patrimonio neto de
3.100 millones de dólares, según Forbes.
Lección nº 1: familiarizarse con el rechazo

Una de las mayores inspiraciones para DeJoria durante los inicios de su carrera fue su
capacidad para superar el rechazo. Más tarde diría: "Hay que estar preparado en la vida
para un montón de rechazos", señalando su época de vendedor de enciclopedias puerta a
puerta, como ejemplo de las muchas puertas que se te cerrarán en la cara en la vida.

Como consecuencia, empezó a esperar respuestas negativas, lo que le benefició a lo
largo de su carrera: "Debes ser igual de entusiasta en la puerta 51 que en la 50, incluso si
las 50 puertas se te cierran en la cara por mucho rechazo, no debes dejar que eso te
desanime".
Lección nº 2: No dejes que el pasado te frene

Dejar que los errores, los antecedentes y las adversidades te atasquen, sólo limitará tus
capacidades futuras. En cuanto a DeJoria, prefiere mirar el lado positivo: "Cuando estás
deprimido, la mayoría de la gente piensa en el pasado y en lo que les ha llevado hasta
ahí. Eso no te va a llevar a ningún sitio. Piensa en cuál es tu próximo paso. No te quedes
en el pasado, sigue adelante", dice.
Lección nº 3: Nunca habrá un "momento adecuado"

DeJoria puso en marcha John Paul Mitchell Systems en 1980 en uno de los peores
entornos económicos posibles para iniciar un negocio. La inflación estaba en su punto
más alto, y los automovilistas hacían colas de varias manzanas sólo para llegar a la
gasolinera antes de que se agotara el suministro. DeJoria vivía en su coche,
completamente desamparado, cuando su primer patrocinador se retiró.

Sin embargo, DeJoria y su socio decidieron seguir adelante y pusieron en marcha su
negocio con sólo 700 dólares prestados y un contestador automático. JPMS incluso se
decantó por su icónico logotipo en blanco y negro, porque simplemente no podía
permitirse la impresión en color.

Esto demuestra que nunca es el momento perfecto para iniciar un negocio; se trata
simplemente de sacar lo mejor de lo que se tiene.
#4: Haga que sus productos y servicios sean los mejores posibles

"Recuerda siempre que no quieres estar en el negocio de los productos. Lo que quieres
es estar en el negocio de los pedidos", dice un inflexible DeJoria.

Continúa explicando que una vez que se ha trabajado duro en el desarrollo de un
producto o servicio de primera clase que la gente quiere, se tienen muchas más
posibilidades de retener a ese cliente a largo plazo si se le ve como un socio con el que
construir una relación en lugar de un cliente puntual.
#5: Hacer el bien le beneficia a usted y a su empresa

"Si una empresa quiere mantenerse en el mercado, no puede limitarse a pensar en la
cuenta de resultados de hoy", dice DeJoria, "al ayudar a los demás, estás creando futuros
clientes e inspirando la lealtad de los empleados", explica.

A los clientes les encanta involucrarse con aquellos que donan su tiempo para inspirar a
otros, ayudar al planeta y marcar la diferencia en su comunidad. Toda buena empresa
debe comprometerse a ayudar a los demás a triunfar.

Desde que inició su primer negocio en 1980, DeJoria explica que la rotación de
empleados ha sido inferior a 100, y dos de ellos fueron jubilaciones.
#6: El trabajo duro sigue dando sus frutos, como siempre

DeJoria ha señalado en entrevistas anteriores que la generación del milenio se enfrenta a
una serie de problemas que han creado una actitud cada vez más resentida entre la
generación actual de trabajadores, como el aumento de la deuda estudiantil, la
disminución de las perspectivas económicas y la dificultad para tomar decisiones.

DeJoria tiene un mensaje para todos los millennials: "Podéis superar los tiempos difíciles
siempre que estéis dispuestos a trabajar y a esforzaros y no a sentaros a esperar a los
demás. Estados Unidos funciona, pero para que funcione, tienes que salir a la calle y
hacer algo”.
A los clientes les encanta involucrarse con aquellos que donan su tiempo para inspirar a
otros, ayudar al planeta y marcar la diferencia en su comunidad. Toda buena empresa
debe comprometerse a ayudar a los demás a triunfar.

Desde que inició su primer negocio en 1980, DeJoria explica que la rotación de
empleados ha sido inferior a 100, y dos de ellos fueron jubilaciones.
#6: El trabajo duro sigue dando sus frutos, como siempre

DeJoria ha señalado en entrevistas anteriores que la generación del milenio se enfrenta a
una serie de problemas que han creado una actitud cada vez más resentida entre la
generación actual de trabajadores, como el aumento de la deuda estudiantil, la
disminución de las perspectivas económicas y la dificultad para tomar decisiones.

DeJoria tiene un mensaje para todos los millennials: "Podéis superar los tiempos difíciles
siempre que estéis dispuestos a trabajar y a esforzaros y no a sentaros a esperar a los
demás. Estados Unidos funciona, pero para que funcione, tienes que salir a la calle y
hacer algo".

× How can I help you?